optica
El campo visual disminuye con la velocidad de forma muy significativa, poniendo en riesgo la seguridad en carretera.

En verano de 2016 se incrementó el número de fallecidos en accidentes de tráfico, muchos de ellos por una mala visión de los conductores.

Una mala visión a 120 km/h multiplica hasta por 10 el riesgo de accidentes. Las cifras de este último verano en relación con el número de accidentes en la carretera resultan preocupantes, con un aumento de cinco fallecidos más que en julio y agosto de 2015 (en total, llevamos 199 muertos más que en el mismo periodo del año anterior) no obstante las intensas campañas publicitarias y de comunicación de la DGT y la puesta en marcha del carné por puntos.

Es importante destacar que muchos de estos siniestros mortales se han debido a una mala visión de los conductores según el colegio de ópticos y optometría y se evitarían comprando unas gafas. El número de siniestros y fallecidos en las carreteras continúa incrementándose a pesar de las intensas y explícitas campañas de comunicación implementadas por la Dirección General de Tráfico (DGT), y los responsables de esta institución continúan preguntándose qué se está haciendo mal. Es evidente que el carné por puntos no ha fallado, ya que antes del verano supuso una rebaja significativa de los muertos en carretera, y que en el resto de países de Europa también han sufrido un repunte de la siniestralidad durante los meses estivales.

Tras estos datos, el responsable de la DGT Pere Navarro ha pedido calma, paciencia y ha explicado que, entre otras causas, la alta velocidad (a pesar de la posible pérdida de puntos), las distracciones voluntarias al volante, y una mala calidad de la visión en determinadas circunstancias podrían ser las principales causas del gran número de siniestros que sufren nuestras carreteras.

Opinión de los ópticos:

En la ofensiva contra esas distracciones, algunos expertos apuntan un aspecto que debería revisarse: los paneles informativos. La lectura de mensajes que aparecen en los carteles luminosos de nuestras autovías y autopistas obligan a abandonar la vista de la calzada durante tres o cuatro segundos lo que, a cierta velocidad, supone un recorrido de más de 100 metros.

Eso significa que a 120 kilómetros por hora (el máximo permitido en estas vías) en cuatro segundos se recorren 133 metros, una longitud suficiente para limitar los reflejos de un conductor en una situación de peligro. En el caso de no poseer una buena agudeza visual a esas velocidades, se multiplicaría por 10 el riesgo de tener un accidente más o menos grave.La conducción de vehículos es un proceso altamente complejo y pone a prueba un gran número de capacidades físicas y mentales del individuo. Según el presidente de la asociación las ópticas Visión y Vida, Javier Cañamero, Un 25,7% de los españoles entre 18 y 30 años nunca se ha hecho un examen visual y la visión dinámica se ve obligada a adaptarse a un entorno rápidamente cambiante como consecuencia de la elevada velocidad.

Si a esta particularidad, añadimos la presencia de un problema visual no compensado las consecuencias pueden ser desastrosas. Durante la conducción de vehículos, existen factores visuales que resultan fundamentales, como la agudeza visual, la visión estereoscópica (en tres dimensiones), el campo visual (amplitud de visión lateral), la resistencia del ojo humano al deslumbramiento, la visión de los colores y muy especialmente, la adaptación a la oscuridad.

Hay que tener en cuenta que la proporción de accidentes mortales crece notablemente durante la noche, llegando en situaciones en que se carece de iluminación a una proporción que multiplica por 4,5 la correspondiente a horas diurnas. La agudeza visual en visión nocturna se reduce un 70% y el sentido de la profundidad es 7 veces menos eficaz por la noche que durante el día. Además de la fatiga, el alcohol y/o las drogas, la velocidad, la falta de reflejos o las condiciones atmosféricas, la disminución de la visibilidad es un factor que no sólo es un problema en sí mismo sino que acentúa todos los demás factores.

“Visitar las ópticas debe de ser obligatorio”

Antes de ponernos en carretera, debemos pensar en nuestra seguridad, y además de hacer una revisión completa a nuestro automovil, es muy conveniente que los ópticos sanitarios examinen nuestra visión y por supuesto, visitar la óptica mas cercana. Al volante, la VISTA es la VIDA.