optico

La frecuencia de visitas al óptico está determinada por la edad, por la aparición de inconvenientes visuales o bien por circunstancias específicas, como el embarazo, por poner un ejemplo.

Este calendario de revisiones te va a ayudar a tener una buena salud visual… ¡Y a preservarla!

A los seis meses de vida, el bebé debe someterse a su primera revisión visual por la parte del pediatra, quien determinará la necesidad de preguntar o bien no a un especialista a posteriori.
En los primeros 3 años de vida, es esencial atajar cualquier anomalía visual: tratar fallos refractivos en este periodo ayuda a prevenir nosologías como el estrabismo o bien la ambliopía (ojo haragán).
A lo largo de la niñez y la adolescencia pueden aparecer fallos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). Es conveniente examinarse los ojos al menor rastro de dificultades; más o menos el treinta por ciento del descalabro escolar está relacionado con anomalías visuales.
De los veinte a los cuarenta años, aparte de inconvenientes refractivos, pueden aparecer contrariedades visuales relacionadas, por servirnos de un ejemplo, con el abuso de dispositivos electrónicos o bien la carencia de protección en frente de los rayos solares. En el caso de no tener fallos refractivos, es conveniente efectuar visitas precautorias cada uno de ellos o bien un par de años.
Las mujeres pueden sufrir contrariedades visuales asociadas a los cambios hormonales propios de la adolescencia, el embarazo o bien la menopausia. Es esencial visitar al óptico en estas etapas.
Desde los cuarenta-cuarenta y cinco años aparecen los primeros síntomas de presbicia. Para atajarlos, se aconseja hacerse una revisión una vez por año.
Los mayores de cincuenta años deben ir al óptico anualmente para disminuir al mínimo el peligro de sufrir Glaucoma, cataratas o bien DMAE (enlaces a glosario). Las revisiones a esta edad son en especial esenciales, puesto que asisten a atajar inconvenientes visuales relacionados con otras enfermedades, como la diabetes.
En España no cumplimos con el calendario de visitas al óptico. Conforme el Consejo General de Ópticos-Optometristas, el setenta y cuatro por ciento de la población espera a apreciar una deficiencia visual para visitar al especialista y el sesenta y seis por ciento tarda hasta tres meses en visitar al óptico-optometrista una vez detectada. ¿Las razones? vagancia, causas estéticas o bien por considerarlo un síntoma poco esencial.

La opinión del CGCOO: “Una visita anual al óptico-optometrista es una práctica saludable a cualquier edad, mas resulta en especial recomendable a lo largo de la niñez, desde los cuarenta y cinco-cincuenta años y en caso de que se sufran nosologías que puedan afectar a los ojos”.