gafas-de-sol-y-lentillas

El otoño es una temporada del año idónea para hacer excursiones y por esta razón, es muy usual aprovechar los fines de semana para practicar alpinismo, senderismo o bien sencillamente pasar una mañana en la montaña.

Seguro que no olvidas las lentillas, las botas y la ropa adecuada, ¿por qué no  sucede lo mismo con las gafas de sol? Son un factor indispensable en la montaña para resguardar nuestros ojos de la radiación del mas no siempre y en todo momento recordamos de meterlas en la mochila.

¡Que no te engañen los días anubarrados! La verdad es que muy frecuentemente, como no apreciamos la radiación del sol en nuestra cara, olvidamos que los efectos dañinos nos prosiguen llegando, y más todavía con la altitud de las montañas. En verdad, cuanto más alto subimos, más intensos y peligrosos son los rayos solares para nuestra salud y más preciso se hace resguardar nuestros ojos, aun en los días nubosos.

Aparte del sol, hay otros agentes externos que asimismo pueden impedir una visión adecuada y que además de esto, pueden ocasionar daños en nuestros ojos, como el viento al impactar en nuestra cara, que favorece la sequedad ocular. Además de esto, es muy posible que pequeñas partículas entren en nuestros ojos, lo que podría aun dañar la córnea.

Al no llevar lentes de sol, probablemente apreciarás molestias en los ojos, mas la realidad es que los efectos van más allí. En verdad, la radiación ultravioleta acelera la aparición de cataratas y de la degeneración macular asociada a la edad, y en un corto plazo favorece la aparición de inconvenientes como la conjuntivitis.

Semeja claro, puesto que, que es completamente preciso resguardar nuestros ojos en la montaña, si bien las peculiaridades concretas de las lentes de sol van a depender de la actividad que vayas a efectuar. En términos generales se puede establecer lo siguiente:

Deben filtrar el cien por ciento de los rayos ultravioletas
Es esencial que sean unas lentes de sol polarizadas, por el hecho de que de este modo, aparte de resguardar los ojos de la radiación ultravioleta, evitan los deslumbramientos
Lo idóneo es que el cristal sea de espéculo, a fin de que la luz se refleje y no llegue a los ojos
Deben cubrir los laterales del semblante a fin de que resguarden la piel de la zona
Debemos asegurarnos de que queden cercanas al semblante para eludir que entren rayos de sol por la parte superior o bien los laterales
Han de ser ligeras y de materiales que resistan mejor los golpes y las ralladuras.